Los productos lácteos no adelgazan

Una revisión de estudios publicados revela que sumar un par de porciones de leche o yogur a la alimentación diaria no ayuda a adelgazar.

“Los resultados (en los estudios revisados) no son muy sólidos”, dijo el doctor Frank Hu, investigador en nutrición de la Facultad de Salud Pública de Harvard, Boston, y coautor de la revisión. “Pienso que las pruebas no respaldan el argumento de que los lácteos son beneficiosos para adelgazar”.

Con su equipo analizó los resultados de 29 estudios sobre un total de 2.101 participantes, algunos de los cuales, al azar, debían agregarle lácteos extras a la alimentación.

El diseño de los estudios varió ampliamente, con una o más de seis porciones de lácteos por día e intervenciones alimentarias de entre un mes y dos años. En algunos, los participantes hicieron una dieta reducida en calorías para promover la pérdida de peso; en otros, no.

El grupo que había consumido más lácteos adelgazó unos 0,14 kg más que el grupo control, lo que podría atribuirse al azar, pero perdió más grasa corporal (equivalente a 0,5 kg).

Al analizar los resultados un poco más en profundidad, el equipo observó que los productos lácteos brindaban algún beneficio en el corto plazo si eran parte de la dieta para adelgazar. De otro modo, sumar leche, yogur y queso no ayudaba a adelgazar ni a mantener el peso, según publica American Journal of Clinical Nutrition.

Angelo Tremblay, de la Universidad de Laval, Quebec, Canadá, opinó que los lácteos son un aliado para adelgazar en quienes no consumen mucha leche o yogur. “Muchos estudios utilizados para debatir la cuestión fueron sobre consumidores con niveles normales de calcio (…) y, por lo tanto, no sorprende ver que tienen un efecto leve”, dijo Tremblay.

“Es siempre lo mismo”, agregó. “Si se quiere determinar el efecto del ejercicio en personas muy activas, habrá más posibilidad de no detectarlo”.

Aún así, indicó que hasta en las personas que consumen pocos lácteos, sumar un par extra de porciones de leche o yogur debería tener un leve efecto en el peso corporal.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos recomienda que los adolescentes y los adultos consuman tres tazas de leche descremada o yogur por día. Las guías alimentarias indican que una taza de leche equivale a 42,5 g de queso natural o 57 g de queso procesado.

Pero eso, para los autores, debe incorporarse a una dieta equilibrada. “Lo importante sigue siendo el equilibrio calórico”, dijo Hu.

A quienes quieren controlar el peso, el autor les recomendó “no asignarle toda la importancia a los lácteos. Si ingieren poca cantidad y quieren incrementarla, hay que reducir el consumo de otro alimento”, como bebidas dulces o carnes procesadas.

Esos reemplazos saludables “no modificarán el peso, pero sí mejorarán la salud general”.

Tomado de: http://vidayestilo.terra.com/salud/estudios/los-productos-lacteos-no-adelgazan,b7f5030e98ef9310VgnVCM20000099cceb0aRCRD.html