Pirámide de los alimentos

Pirámide-de-los-alimentos

Conocer cómo actúa la pirámide de los alimentos es algo fundamental que todos debemos tener en cuenta para poder contar con una vida equilibrada y sana. Generalmente esta pirámide de alimentos puede variar un poco de acuerdo al país en dónde se viva, ya que habrá elementos autóctonos que se consideren necesarios dentro de la pirámide de los alimentos o que den algunos beneficios que hacen que deban aparecer allí.

A pesar de ello, hay una universalidad en cuanto a los niveles y se puede hablar de una pirámide de los alimentos global aplicable a cualquier tipo de persona y a cualquier lugar. Esta pirámide se divide en niveles. En total son 7 niveles, aunque hay algunos niveles que se juntan dentro del mismo lugar ya que brindan el mismo tipo de beneficio o todo lo contrario.

Dentro del nivel 1 de la pirámide de los alimentos nos encontramos con aquellos alimentos que son la base principal de cualquier tipo de dieta equilibrada y saludable, es por eso que aparecen al inicio de la pirámide. Entre los que se destacan del nivel 1 podemos encontrar aquellos alimentos que son de cereales integrales o todos sus tipos de derivados como el pan, las patatas, pastas o arroz. Son todos los alimentos que nos aportan hidratos de carbonos buenos. No hay que abusar de ellos, sino que hay que combinarlos y alternarlos con otro tipo de alimentos de la pirámide.

En muchas ocasiones se dice que dentro del nivel 1 se encuentran los líquidos y que luego aparecerían los hidratos de carbono. En cualquier caso, está claro que los líquidos, fundamentalmente el agua son una base necesaria para mantenernos hidratados y con salud todo el día.

Ya en el nivel 2 de alimentos, se encontrarían todos aquellos que nos aportan a nuestro organismo vitaminas y minerales. Son las frutas, verduras y hortalizas. Lo ideal es tomar entre tres a cinco porciones diarias de los alimentos de este nivel.

En cuanto al nivel 3 de la pirámide de los alimentos, aparecen entonces todos los alimentos lácteos como lo son la leche, el yogurt o el queso. Los lácteos son los encargados de aportarnos proteínas y calcio a nuestro cuerpo. Lo ideal es consumir dos o cuatro raciones al día, pero hay que tener cuidado porque son muy ricos en grasas saturadas lo que podría afectar al colesterol si se abusa de ellos.

Dentro del nivel 4 aparecen las carnes, pescados, huevos y legumbres. Estos nos aportan proteínas y grasa, con lo cual, al igual que el nivel anterior, hace falta controlarlos.

Llegados al nivel 5, nos encontramos con las carnes grasas y los embutidos. Lo mejor es no consumir este tipo de alimentos a diario sino alternarlo con otros y sólo consumirlos algunos días a la semana. Es bueno que las carnes o embutidos que se elijan sean los que menos grasa tienen.

El nivel 6 y 7 van unidos, y es en donde se encuentran las grasas como la mantequilla y todos los dulces o bollería en general. Estas no deben consumirse a diario sino que es recomendable limitar al máximo su consumo.

Por supuesto que en este último apartado entrarían también todos los azúcares, dulces y bebidas con azúcar, algo que realmente aportan muy poca energía pero si muchas calorías al organismo.

No se trata de evitar y no comer nunca nada del nivel 6 y 7 de la pirámide de los alimentos  ya que nos aportan algo de energía al organismo, sino que se trata de que su consumo sea el mínimo en la semana para que se mantenga la dieta equilibrada y los niveles del organismo estén acordes a nuestra edad y a nuestro estilo de vida.

Reportaje www.nutricionsaludable.com